La proporción cordobesa o humana
Introducción a la proporción cordobesa
 
 

La proporción humana, la razón cordobesa, el rectángulo cordobés y el número cordobés.
De nuevo acudimos a las palabras de R. de la Hoz en su artículo "La proporción cordobesa", si bien aquí extraemos y reducimos los expresado allí:

En el siglo noveno despues de Cristo "Los Elementos" de Euclides fue traducido en las escuelas de Córdoba.

Córdoba fue depositaria y única usufructuaria del tesoro euclidiano durante la Edad Media.

Esta situación de privilegiado monopolio terminó por una de las primeras operaciones de espionaje científico que se tiene memoria. En 1120, el británico Adelardo de Bath, previamente adiestrado en el idioma, usos y costumbres y disfrazado de estudiante hispano-árabe, logró introducirse en nuestras escuelas y sacar una copia de "Los Elementos" que fue publicada en 1472.

Hasta 1535, año en que se descubre el texto griego, Europa no cuenta más que con esta traducción árabe.

Con estos antecedentes, era razonable pensar que si en alguna arquitectura pre-renacentista se había empleado racionalmente la proporción áurea, este lugar no podía ser otro que Córdoba.

En unas pruebas realizadas en 1951 en la Diputación de Córdoba, se realizó un test a estudiantes de arquitectura en que se pedía que dibujaran el rectángulo ideal, dando a priori una mayor puntuación a quien racional o instintivamente dibujara el áureo, se detectó que la mayoría había trazado uno, menos esbelto que el armónico, con la proporción aproximada de 1,3. El hecho era suficientemente significativo para ser investigado. La repetición del test con personas nacidas o residentes en Córdoba conducía reiteradamente a esa proporción. La frecuencia de la proporción 1,3 desbordó la debida al cálculo de probabilidades.

Bien podía suceder que si bien el hombre ideal davinciano debería ser de proporciones divinas, el hombre cordobés es según sus propias características étnicas humano.

El estudio antropométrico en el tallado militar y en las figuras de relieves, esculturas o mosáicos romanos condujo a que los cordobeses romanos han gustado de proporcionar sus figuras humanas según la constante 1,3.

Mosaico de Alcolea (Córdoba)

Mosaico de Alcolea (detalle)

proporción humana o cordobesa

   

Esculturas romanas, museo arqueológico de Córdoba

proporción humana

Adan y Eva. Sarcófago. Huerta de la Reina

proporción humana

   
 
Efectuado un rastreo en los edificios cordobeses se detectó dicha proporción. Nos encontramos ante una nueva invariante en la arquitectura cordobesa: la proporción 1,3.

Observemos este hecho en los edificios adjuntos y los dibujos en que se manifiesta una trama de diagonales correspondientes a rectángulos cordobeses.

Fachada del Convento de Capuchinos en Córdoba

Interior de la Mezquita de Córdoba

Puerta de Alhaken II de la Mezquita de Córdoba

   

 

Mihrab de la mezquita de Córdoba

 
     
 

Plano de la mezquita de Córdoba

 

Sinagoga de Córdoba

 
       
Recordando que la proporción áurea es la existente entre el lado y el radio del decágono, que la cuadradad es la misma relación referida al exágono y que la raíz de dos es la resultante del cuadrado, se concluye que la serie de polígonos regulares de 10, 6 y 4 lados, origen de las proporciones conocidas quedaría completa con la inclusión del octógono:

resultando un número irracional prácticamente igual al determinado empíricamente.

De esta manera la proporción nacida de una específica sensibilidad estética, quedó reconfortantemente instalada en la mística de los números: concretamente en el 8 y, para ser más exactos, en la matriz del octógono regular.

Y Córdoba no es ajena al uso del octógono en la construcción. Es más, parece como si sus arquitectos encontrasen una especial satisfacción en esta figura geométrica. La solución constructiva de la universalmente llamada "bóveda cordobesa" que se inventa en la mezquita, tiene planta octogonal.

Bóveda cordobesa en el ante-Mirahb de la Mezquita de Córdoba

Uso del octógono en la bóveda del Mihrab de la Mezquita de Córdoba

   
Y efectivamente como hemos observado, y ya comentamos anteriormente, el uso de la proporción cordobesa es un elemento básico en la arquitectura califal cordobesa y en la posterior, pero también se refleja en construcciones anteriores como en las Pirámides de Egipto o en mundos "no siempre conocidos" como en las pirámides de Teotihuacan.

Aparece en templos cristianos (iglesias-catedrales), judíos (sinagogas) y musulmanes (mezquitas).

Tanta coincidencia atemporal, universal e intercultural no puede ser fruto de la aleatoriedad ("No creo que Dios juegue a los dados con el mundo ", decía A. Einstein), sino de un orden natural, un orden natural humano.

Proporción humana versus proporción divina

   

Proporción humana versus proporción divina

Proporción cordobesa versus proporción áurea

Rectángulo cordobés versus rectángulo áureo

   

En el dibujo anterior observa como la Venus humana adquiere la belleza divina mediante el uso de coturnos (plataforma con tacones).

En el teatro griego cuando un actor o actriz representaba a una divinidad siempre usaba coturnos.

 

El rectángulo cordobés y el octógono regular: Observa como el rectángulo cordobés se obtiene a partir del radio y el lado del octógono regular.

 


Construcción gnómica del rectángulo cordobés: Observa como el rectángulo cordobés se obtiene por sucesivas divisiones manteniendo su semejanza. Recuerda el cuadro de Rothko.

 


     
  Índice
  José R. Galo Sánchez
 
Ministerio de Educación, Política Social y Deporte. Año 2004
 

Licencia de Creative Commons
Los contenidos de esta unidad didáctica están bajo una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.